El entorno VUCA, en el que actualmente tienen que operar las organizaciones, se caracteriza por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad. Esta manera de afrontar la realidad surgió en la década de los años noventa en el ejército norteamericano y responde al acrónimo inglés formado por los términos Volatility (V), Uncertatinty (U), Complexity (C) y Ambiguity (A).

En este escenario, las empresas se ven obligadas a adaptarse a los continuos cambios que ocurren a su alrededor y a estar preparadas para dar una respuesta rápida y eficaz a las adversidades que surjen en el camino. Hablamos, pues, de capacidad de reacción y nivel de preparación para enfrentarse a estos riesgos. No hace falta decir que hoy más que nunca el entorno VUCA se ha convertido en nuestro día a día. Vivimos en una crisis de comunicación continua.

Es en estos momentos críticos cuando se pone a prueba no lo que pueden hacer las compañías, sino su capacidad real de actuar frente a la adversidad. En el mundo de la comunicación, no solo cuenta la capacidad de reacción, sino el trabajo previo en la construcción de marca, la reputación y el posicionamiento frente a temas clave que pueden afectar a las organizaciones, más allá del negocio. Un punto muy importante a tener en cuenta es evaluar si se está haciendo lo suficiente para posicionarse en relación a temas de interés para los públicos objetivos de la marca y que puedan dar una situación de ventaja frente a los competidores.

Es importante reiterar que estas situaciones de crisis no son solo amenazas, sino que también pueden ser grandes oportunidades. Se puede mejorar la reputación si se consigue tratar de manera acertada alguna de estas situaciones que están marcando la agenda mediática. Se puede conseguir credibilidad y generar una mejor relación con los stakeholders alineando el negocio con un asunto que sea de interés para ellos.

Todo esto, siempre que las acciones sean auténticas y se correspondan con los valores de la compañía, además que la comunicación refleje todo lo señalado de manera consistente. Estas campañas de comunicación en torno a un asunto que permita reforzar el posicionamiento de marca frente a los stakeholders pueden ayudar a mejorar las relaciones con los socios también en el ámbito B2B, siempre que éstas coincidan con los valores de marca y prevenir futuras crisis de comunicación.

Y la tendencia es que este tipo de campañas aumenten –hoy lo vemos más que nunca–. Como prueba, la mayoría de los responsables de marketing en España aseguran que quieren compañías más comprometidas con la sociedad. Es bastante alentador que en la era de las fake news y los bulos en redes sociales, la honestidad y la integridad sigan siendo tan valoradas. De hecho, la honestidad y la integridad (52%) son los atributos mejor valorados de una marca entre los consumidores españoles.

Sin duda, una buena noticia en muchos sentidos. Este dato refuerza la idea de que a pesar de que nos pueda parecer que el entorno empresarial de hoy en día está repleto de peligros y escollos, hay pasos positivos que pueden llevar a las organizaciones a salir reforzadas de esta coyuntura, mejorando su posicionamiento.

¿Estás preparado?

Si quieres saber más sobre cómo podemos ayudarte a que tu marca u organización esté preparada para los retos del presente y del futuro, ponte en contacto con nosotros: HotwireSpainMarketing@hotwireglobal.com

 

 

Share:

Leave a Reply