Las marcas han tenido que cambiar sus modos de trabajo tradicionales y adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores de un día para otro. No cabe duda que vivimos en una época de mucha emoción para los profesionales de la comunicación. Y en especial, para poner atención a los cambios de comportamiento de los consumidores y para recalibrar las estrategias de comunicación. Hoy es más importante que nunca asegurarnos que estamos respondiendo y comunicando a nuestros consumidores de una manera eficaz y sobre lo que realmente les importa.

Numerosos estudios adivinan ya ciertas tendencias sobre la evolución de los hábitos de comportamiento del consumidor post COVID-19 que se han dado como respuesta al impacto que ha tenido la pandemia en el bienestar y la salud de las personas, también en el entretenimiento y los hábitos de compra. Hoy es más importante que nunca entender estas tendencias de comportamiento para saber ‘lo que realmente les importa’ y que las marcas se puedan comunicar con los consumidores de una manera auténtica, es decir, construir lealtad de marca y confianza.

Auto-cuidado, al nueva obsesión del consumidor post COVID-19

Una tendencia que ha emergido con fuerza en los últimos meses es que los consumidores están invirtiendo más tiempo en ellos mismos. Muchos de ellos han comenzado una nueva rutina de ejercicios o una clase de gimnasia virtual en Youtube o descargándose una nueva app para relajarse o meditar. Según Kantar, un 36% de los españoles ha comenzado a hacer más ejercicio en los últimos meses.

Healthtech y telemedicina del futuro

La tecnología jugará un papel muy importante para ofrecer un mejor servicio en el ámbito de la medicina una vez superemos el COVID19, en especial para atender a aquellos pacientes que han puesto sus necesidades médicas en espera debido a la amenaza de la pandemia. Estos grupos de riesgo serán los que, a su vez, tarden más en recuperar la distancia social previa a la pandemia. Al mismo tiempo, es muy probable que los sistemas sanitarios no vuelvan a recuperar la normalidad igual que otros sectores y tengan que enfrentarse a partir de ahora a nuevos retos nunca antes vividos.

En los últimos años estamos viviendo el surgimiento de dispositivos tecnológicos y aplicaciones para todo tipo de dolencias, que ofrecen plataformas de chat ‘on line’ 24 horas y video de consultas médicas, y mediante las cuales se pueden pedir médicos a domicilio, especializados según los síntomas presentados. Sanitas, por ejemplo, ha multiplicado el número de video consultas por quince durante el mes de abril, según asegura su CEO para Europa y LATAM, Iñaki Ereño.

Por otro lado, al igual que ocurre con la Inteligencia Artificial, el Big Data será otro elemento fundamental en el ámbito de la salud para identificar patrones ocultos en los datos, y que pueden ayudar a los médicos a prescribir tratamientos más personalizados.

En busca del entretenimiento

Con la mayoría de la gente en casa el uso de Internet se ha disparado. Es normal que en esta situación de confinamiento que hemos vivido las búsquedas de nuevas formas de entretenimiento se hayan multiplicado con el único objetivo de mantenernos ocupados. En un momento en el que reunirse con amigos o familiares en persona es muy difícil, por no decir imposible, la búsqueda de entretenimiento se ha traducido en un incremento sin precedentes en el consumo de plataformas de contenidos audiovisuales bajo demanda (OTTs) y servicios de escucha de música, aumentando de un modo considerable el número de usuarios en estas plataformas durante los meses de marzo y abril. En el caso de Spotify, los usuarios activos mensuales aumentaron el 31 % en el primer trimestre de este año a nivel mundial alcanzando los 130 millones de suscriptores en todo el mundo .

Este comportamiento ha tenido un impacto muy interesante en el momento de compra de los consumidores. Las restricciones sociales parecen haber sido el motor de empuje para que muchos consumidores se decidieran a adquirir y consumir ciertos productos, especialmente en el ámbito del entretenimiento y los videojuegos. Esta forma de entretenimiento demuestra la necesidad del consumidor de evadirse de la realidad durante un tiempo. Este comportamiento se ha traducido en un incremento del uso de numerosas plataformas de gaming, tanto en nuevos usuarios como ya existentes. Según la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), solo durante la primera semana del estado de alarma la actividad digital de videojuegos durante ese periodo registró un crecimiento del 52%. La comunidad gamer no ha hecho más que crecer durante el confinamiento y marcan la tendencia del aumento del consumo de los videojuegos y los e-sports como nuevo espacio para las marcas.

Auge del e-commerce

El e-commerce ha venido para quedarse aún más y las marcas van a tener que agilizar sus procesos de compra online para dar respuesta al nuevo consumidor que busca una compra desde su hogar. En este sentido, la tecnología se ha convertido en un aliado de excepción al permitir a las marcas ofrecer una experiencia omnicanal y adaptarse rápidamente a los cambios de comportamiento del consumidor. Según Nielsen, hasta el 62% de los consumidores españoles reconoce que han aumentado sus compras por internet durante el confinamiento.

Puedes descargarte el informe completo aquí. Nos gustaría conocer tu opinión sobre este informe, bien sea porque te han parecido interesantes algunas de las conclusiones o porque tienes consejos adicionales que puedan ayudar a otros profesionales. Escríbenos. HotwireSpainMarketing@hotwireglobal.com

Share:

Leave a Reply